Dile Adiós A Todos Tipo De Dolor Al Tomar Media Taza

beneficios del magnesio para la salud

Actualmente estamos experimentando una grave y generalizada deficiencia de magnesio. El suelo agotado es uno de los principales culpables, ya que sólo produce vegetales y granos bajos en este mineral esencial. Sin embargo, el magnesio es vital para nuestro bienestar: no sólo puede curar enfermedades “incurables” como la artritis, sino que también lo necesitamos para una división celular saludable. Demasiado poco magnesio significa células degeneradas; en otras palabras, cáncer. Mira aquí los beneficios del magnesio para la salud.

La experiencia clínica, así como la investigación en condiciones de dolor nervioso como el cáncer de páncreas, ha demostrado que el magnesio puede ser un tratamiento efectivo para el dolor. Aunque está claro por qué el magnesio puede disminuir el dolor muscular (hace que los músculos se relajen), el por qué ayudaría a aliviar el dolor nervioso fue menos claro. Un nuevo estudio sobre ratas que se publicará en The Journal of Physiology confirma nuestra experiencia clínica de que el magnesio disminuye el dolor en los nervios, a la vez que señala cómo funciona.

Un mecanismo importante de dolor es la estimulación excesiva de un químico cerebral llamado “NMDA”. Los pocos medicamentos que ayudan a disminuir y equilibrar este neurotransmisor portador de dolor tienen el inconveniente de causar efectos secundarios significativos. El magnesio parece estabilizar el NMDA sin la toxicidad. La ventaja del magnesio es que es muy barato (centavos la dosis). La desventaja es que aún no ha pasado por el proceso de aprobación de la FDA.

Beneficios del magnesio para la salud

La buena noticia es que no tienes que esperar a la FDA. El magnesio se puede encontrar en forma de suplemento en la mayoría de las tiendas de alimentos naturales.  Y el óxido de magnesio, aunque no tan bien absorbido, también se puede encontrar por aproximadamente un níquel por comprimido de 500 mg.

Para un efecto especialmente poderoso, el magnesio puede ser usado por vía intravenosa, y es una herramienta importante usada por la mayoría de los médicos holísticos (incluyendo los de los Centros de Fibromialgia y Fatiga). Muchos médicos holísticos usan magnesio intravenoso para eliminar un dolor de cabeza agudo por migraña. Incluso se ha demostrado que alivia el dolor nervioso increíblemente severo que a veces se puede observar en el cáncer de páncreas. También es muy útil para calmar el dolor de la fibromialgia, que tiene un componente muscular y nervioso.

Los autores del estudio sugieren que la deficiencia de magnesio puede ser un importante amplificador del dolor. Debido al procesamiento de los alimentos, la mayoría de las personas tienen deficiencia de magnesio.  Si usted tiene dolor, tomar magnesio todos los días puede comenzar a disminuir estas deficiencias, así como el dolor, después de sólo varias semanas – al mismo tiempo que lo deja sintiéndose más enérgico. (Si usted tiene problemas renales, no lo use sin la aprobación de su médico.)

Dile Adiós A Todos Tipo De Dolor Con Solo Tomar Media Taza

De la silla de ruedas al Central Park 

El magnesio puede incluso hacer más que eso. Según varios libros de la profesora Ana Maria Bergasa, científica de nutrición de Barcelona (España), el magnesio protege o cura unas ochenta enfermedades y dolencias: a saber, problemas de alergia como asma, migrañas, rinitis alérgica, picor y eczema, irritabilidad ansiosa, sensación de tensión en el pecho, fatiga vocal, seudoasma tetánico, falta de aliento, temblores, ataques de pánico, cefaleas generales, mareos/vértigo, insomnio, problemas circulatorios, astenia, fatiga ocular, cólicos, calambres y formaciones, especialmente en las piernas. Añada a esta lista las dolencias del esqueleto, del disco torácico y de la columna vertebral, la falta de calcificación de los huesos, la artrosis, la artritis y la poliartritis.

Permítanme darles un ejemplo: Mi cuñada Trude en Nueva York ha sufrido de poliartritis durante veinte años, catorce de los cuales ha pasado en una silla de ruedas soportando un dolor casi insoportable. Sus manos estaban lisiadas; sus tobillos estaban plagados de depósitos de calcio de dos centímetros de espesor. Ya no podía comer ni caminar sola. Durante una llamada telefónica de diez minutos ella gritaba por lo menos dos o tres veces. La morfina y otros métodos de alivio del dolor dejaron de ayudar, y por la noche sólo podía dormir durante breves intervalos de diez minutos como máximo.

Su corazón fue severamente dañado por las inyecciones de oro que se usaron para tratar la condición. Su medicación diaria consistía en treinta y dos (!) tabletas y cápsulas diferentes, que se podía llevar a la boca usando un deslizador y dos manos, bebiendo agua de un tubo. Tres personas la cuidaron las 24 horas del día. En enero de 2006 le aconsejé que tomara cloruro de magnesio (una forma de magnesio extraído por evaporación de agua de mar): 33 gramos en un litro de agua en una botella de vidrio. Se suponía que debía beber veinte mililitros antes del desayuno. Si ella era capaz de tolerar esa dosis, debía volver a tomar la mitad de ella por la noche después de una semana de usarla.

A finales de mayo de 2006 me llamó e informó que los ganglios en las articulaciones de sus dedos habían retrocedido, pero que el dolor sólo había disminuido ligeramente. En este punto le recomendé que ahora tomara vitamina B1 y B6 (soluble en grasa si es posible): 100 mg cuatro veces al día en el primer día, 100 mg tres veces al día en el segundo, 100 mg dos veces al día en el tercero y luego una tableta de 100 mg cada día durante diez días. Le aconsejé que dejara de tomar todos los demás medicamentos a partir de ese momento, ya que la mayoría de ellos sólo eran útiles para suprimir los efectos secundarios causados por los otros medicamentos y su estómago no podría con los 32 comprimidos.

Cuatro días después llamó de nuevo e informó que no había podido encontrar ninguna vitamina B1 liposoluble. Sin embargo, había tomado el producto hidrosoluble normal, que no podía tolerar muy bien porque irritaba su estómago dañado. La buena noticia, sin embargo, era que el dolor había desaparecido y ella podía caminar de nuevo! “Puse las muletas en una esquina y doblé la silla de ruedas. Y lo mejor es que yo horneé un strudel de manzana”, explicó felizmente -ella es de Viena-“¡incluyendo todos los trocitos y trozos como pelar la manzana, hacer y extender la masa, y estirarla en el aire hasta que tenga una forma delgada! Dejé de tomar todos los medicamentos, excepto uno para problemas estomacales. Me siento muy bien, excepto por un poco de problemas estomacales”.

Cuando se le preguntó si había utilizado su experiencia como ex enfermera para estudiar los efectos secundarios del único producto que le quedaba, se ofreció voluntaria para hacerlo y miró el prospecto: `puede causar problemas estomacales’! Después de unas semanas, Trude iba a dar paseos casi todos los días por Central Park.

Mientras tanto, había encontrado una vitamina B1 soluble en grasa y estaba tomando una tableta por la mañana y otra seis horas más tarde. En agosto de 2006 -siete meses después de comenzar el tratamiento con cloruro de magnesio- llamó e informó de un nuevo logro: “Hans, hoy he firmado un cheque por primera vez en veinte años. De pura alegría llené una hoja entera con firmas!” Ella había sufrido tanto de temblor senilis (temblores seniles) y dolor que ya no había sido posible escribir. Sin embargo, al usar la vitamina B1 soluble en grasa, ella había detenido los temblores y el dolor sin efectos secundarios.

Hoy en día, Trude sigue dando paseos casi a diario por Central Park, hace sus propias compras y tareas domésticas y sólo tiene que aliviar el dolor en casos excepcionales.

Fuente: https:// www. facts-are-facts.com /article/magnesium-arthritis-and-osteoporosis-can-be-healed

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *