Italia: Hombre Fue Condenado A 24 Años De Prisión Por Contagiar De VIH A 30 Mujeres

El Tribunal Supremo de Roma emitió su veredicto el viernes contra Valentino Talluto al condenarlo a 24 años de prisión. Era VIH positivo y fue acusado de contaminar conscientemente las muchas conquistas que había seducido por Internet. Juzgado por “epidemia”, el primero en Italia, arriesgó la perpetuidad. Pero el tribunal retiró el cargo y reconoció que este hombre es culpable de infligir “lesiones graves” a la mayoría de sus víctimas.

Valentino Talluto no es un Don Juan. Pero bajo el seudónimo “Hearty Style”, este contador de 33 años sedujo al menos a 53 mujeres entre el momento en que descubrió su estado serológico en 2006 y su arresto en 2015. Entre ellas, 23 seguían siendo VIH negativas, pero 30 fueron contaminadas, así como los compañeros de tres de ellas y el bebé de una.

El  hombre tenía hasta seis relaciones al mismo tiempo

Las víctimas de Talluto se sucedieron durante el juicio, que comenzó el 2 de marzo en el tribunal de la prisión de Rebibbia en Roma. Relataron las largas noches de “chat” en las redes sociales, salidas a restaurantes, ramos de flores, confianza y amor que gradualmente se establecen en estas relaciones sexuales sin protección.

A los que le pidieron que se pusiera un condón, él respondió que era alérgico o que acababa de hacerse la prueba del VIH. A aquellos que, como resultado de problemas de salud o impedidos por sus conquistas anteriores, descubrieron por casualidad que eran seropositivos, él se aseguró de que no les sirviera de nada.

Algunos de ellos se quedaron en pareja con Valentino Talluto meses después del descubrimiento de su contaminación, preocupados principalmente por su salud. Al final, fue sobre todas sus infidelidades lo que los mantuvo alejados. Talluto ha mantenido hasta seis relaciones al mismo tiempo.

Estudiantes, madres …

Muchas eran estudiantes, algunas madres. La más joven tenía 14 años de edad en el comienzo de su relación, la más antigua  casi 40. En el tribunal se enfrentaron. También se describieron los horrores de VIH, el estigma, incluyendo dentro de su familia y los tratamientos engorrosos.

Para la fiscalía, Valentino Talluto merecía la cadena perpetua por “epidemia” y “lesión deliberada”. “Talluto nunca ha trabajado, hizo declaraciones falsas, siempre ha negado su responsabilidad incluso frente a los hechos: el procedimiento estaba destinado a causar la muerte”. Denunció el Abogado General, Elena Neri en su acusación en septiembre.

Valentino Talluto

La defensa, sin embargo, presentó el retrato más matizado de un joven ansioso de afecto. Que nunca conoció a su padre y perdió a su madre, drogadicta y VIH positivo a la edad de 4 años. “No buscó transmitir ningún virus intencionalmente”. Dijo su abogado Maurizio Barca, asegurando que usó condones “la mayor parte del tiempo”. Detalló que sólo sucedió algunas veces “atrapado en el calor del momento”. “Es imprudente, no fue intencional”, insistió.

Además, les fue imposible demostrar que fueron los acusados ​​y no otros compañeros quienes contaminaron a las jóvenes. La tensión del virus que comparten con él es de hecho la más extendida en Europa. Largamente mudo, Valentino Talluto finalmente habló a fines de septiembre, con la voz rota y los ojos brillantes después del testimonio de una víctima.

“Muchas chicas conocen a mis amigos y familiares. Se dice que quería infectar a tanta gente como fuera posible. Si ese hubiera sido el caso, habría ido en busca de informes ocasionales en los bares, no los hubiera metido en mi vida“, insistió.

Otros casos

Varios casos similares ya se han probado en Francia. Hace diez días, un congolés fue condenado a seis años de prisión por transmitir el VIH a su pareja, la madre de sus dos hijos, a sabiendas. La víctima había descubierto su estado de VIH en 2009 después del nacimiento de los dos hijos de la pareja, afortunadamente sanos. Su esposo le había revelado que él también portaba el virus, pero ella tuvo que buscar en su negocio para descubrir que le habían diagnosticado ya en 1996.

En diciembre de 2016, un hombre de 28 años en el momento del crimen fue condenado en su ausencia a 12 años de prisión por el tribunal de Assises du Gard por transmitir el virus a su compañero, entonces de 16 años, a  quién le había ocultado su estado de VIH. Hicheim Gharsallah también fue sentenciado en octubre de 2011 a nueve años de prisión por transmitir el VIH a su ex pareja, y tener relaciones sexuales sin protección con otras dos mujeres que seguían sin VIH.

En la legislación francesa, estos procedimientos se basan en el artículo 222-15 del Código Penal sobre “la administración de sustancias nocivas que han dañado la integridad física o psicológica de otros“. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *