Zanahoria y Sábila Para Borrar Varices Y Arañitas SIN VISITAR AL MÉDICO

Según los estudios, aproximadamente el 25% de los adultos están afectados por venas varicosas. Estas venas hinchadas, que son de color púrpura o azul, pueden ser el resultado de estar de pie durante un tiempo prolongado, embarazo, desequilibrio hormonal, exceso de peso, deficiencias nutricionales o factores genéticos. El día de hoy te presentamos simples pero efectivos remedios para las venas varicosas.

Es importante tratar incluso los síntomas más leves de las venas varicosas antes de que se acompañen de dolor, pesadez y picazón. Algunos de los ingredientes que se pueden encontrar fácilmente en su cocina pueden convertirse en grandes remedios para fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos y mejorar la circulación sanguínea.

Mejores Remedios para las venas varicosas

 

Aloe Vera, zanahoria y vinagre de manzana

 

El Aloe Vera es conocido por sus ricas propiedades nutricionales y sus cualidades antiinflamatorias. La mezcla de Aloe Vera, zanahoria y vinagre de manzana es probablemente uno de los remedios para las venas varicosas más eficientes para reducir las venas hinchadas y aliviar el dolor. Necesitará 3 hojas de Aloe Vera, una zanahoria y 1/2 taza de vinagre de sidra de manzana.

 

Preparación:

Para empezar, extraiga el gel de las hojas de Aloe Vera.
Pase la zanahoria por una licuadora o procesador de alimentos y mézclela con el gel de Aloe Vera.
Agregue media taza de vinagre de sidra de manzana para hacer una pasta suave y homogénea.
Aplique la pasta sobre las áreas con venas, déjela actuar durante 30 minutos y lávela.
También se aconseja aplicarlo antes de acostarse y dejarlo durante la noche para obtener el efecto deseado.
Enjuáguelo con agua fría a la mañana siguiente.

 

Vinagre de sidra de manzana

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, el vinagre de sidra de manzana es un excelente tratamiento para las arañas vasculares. Ayuda a reducir la hinchazón y mejora el flujo sanguíneo.

Preparación:

Sumerja una bola de algodón o un trozo de tela en vinagre de sidra de manzana diluido con la misma cantidad de agua.
Colóquelo sobre las venas afectadas y déjelo por 20 a 30 minutos.
Enjuáguelo con agua.
Repita el procedimiento dos veces al día.
También puede aplicarse vinagre de sidra en la piel y masajear suavemente la zona. Haga esto todos los días antes de acostarse y de nuevo a la mañana siguiente hasta que vea resultados positivos. Simplemente evite aplicar demasiada presión mientras masajea las áreas.

 

Ajo, jugo de naranja y aceite de oliva

El ajo contiene un compuesto llamado alicina que ayuda a prevenir la inflamación de los vasos sanguíneos. También se utiliza para eliminar toxinas dañinas de su cuerpo y mejorar su estado general de salud. El ajo hace maravillas en combinación con el zumo de naranja y el aceite de oliva, por ello es otro de los mejores remedios para las venas varicosas.

Preparación:

Triturar 6 dientes de ajo y mezclarlos con el zumo recién exprimido de 3 naranjas.
Añadir 2 cucharadas de aceite de oliva a la solución.
Deje reposar durante unas 12 horas antes de usarlo.
Aplique la mezcla en sus venas durante unos 15 minutos en movimientos circulares hasta que se absorba completamente en su piel.
Repita esto diariamente.
También puede envolver el área con un paño y dejarla por 15 minutos para reducir el tamaño de las venas.
También se recomienda incluir regularmente el ajo en su dieta.

 

Perejil

Es uno de los productos naturales más beneficiosos para el tratamiento de las varices. El perejil está repleto de vitamina C y rutina que ayudan a restaurar y fortalecer los capilares, reduciendo así el dolor y las molestias causadas por las venas varicosas.

Preparación:

Picar un puñado de perejil y ponerlo en una taza de agua.
Hervir de 5 a 7 minutos y dejar enfriar.
Añadir un poco de aceite esencial.
Sumerja una bola de algodón y aplíquela sobre las áreas afectadas.
Haga esto dos veces al día hasta que ya no vea esas líneas azules y rojas en sus piernas.
Trate de acostumbrarse a añadir perejil a su comida para reforzar su sistema inmunológico.

 

Hamamelis

El hamamelis puede ser una de las mejores alternativas para tratar varios trastornos de la piel, incluyendo las venas inflamadas. Contiene taninos y aceites volátiles que ayudan a restaurar la estructura de las venas.

Preparación:

 

Coge un trozo de tela o una bola de algodón y mételo en agua de hamamelis.
Colóquelo en el área afectada durante 10 a 15 minutos.
Repita esto 2 ó 3 veces al día durante un mes hasta que note resultados positivos.

Repollo

Las hojas de col son una fuente maravillosa de vitaminas, fibra, magnesio, calcio y potasio que son muy beneficiosas para su salud. Estos componentes altamente nutritivos también pueden reducir la inflamación de las venas.

Preparación:

Picar las hojas de col y mezclarlas en una licuadora.
Añadir un poco de agua para hacer una pasta fina.
Aplique la pasta en las áreas inflamadas.
Cubrir esas partes con un paño de algodón y dejarlas durante 2 horas.
Lávelos con agua.
Repita el proceso durante un mes.

Jengibre

El jengibre es otro agente sorprendente para el tratamiento de las arañas vasculares. Por su naturaleza antioxidante, ayuda a minimizar el riesgo de aparición de varices. El jengibre también disuelve la proteína sanguínea llamada fibrina y mejora la circulación. Beber té de jengibre con frecuencia es uno de los buenos remedios para las venas varicosas, ya que puede contribuir significativamente a la rápida recuperación de sus venas.

Preparación:

Corte el jengibre fresco en trozos.
Añádalos a un vaso de agua hirviendo.
Dejar cocer a fuego lento durante 10 minutos.
Colar el agua y añadir un poco de miel.
Disfrute de su té 2-3 veces al día.

 

Aceite de oliva y vitamina E

El uso combinado de estos ingredientes proporcionará alivio a las sensaciones de pesadez y hará que su piel sea suave y elástica.

Preparación:

Mezcle proporciones iguales de aceite de oliva y vitamina E.
Calentar ligeramente la mezcla a fuego lento.
Aplicar sobre la piel y masajear durante unos minutos con movimientos ascendentes.
Repita esto una o dos veces al día durante aproximadamente 2 meses.
Alternativamente, puede mezclar 2 cucharaditas de aceite de oliva con 4-5 gotas de aceite de ciprés. Revuélvelo bien y masajea tus piernas con él. Verá los resultados en una o dos semanas.
Y sabes los mejores remedios para las venas varicosas, realiza por lo menos algunos para que comience la mejoría. No olvides compartir con tus amistades para que ayudes a otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *